Jesús Cuartero: “La Dirección General de Consumo de las Islas Baleares tiene capacidad sancionadora para corregir estas prácticas contrarias a la ley, pero es necesario que los consumidores las denuncien”