Los consumidores Canadienses también luchan por la libre elección del formato de sus facturas.