Los consumidores exigen que se les pida autorización antes de eliminar sus comunicaciones bancarias por vía postal